Leemos “Princesas Dragón: El misterio del huevo dorado”

¡Buenos días! Después del cumple del peque que me ha tenido más liada de lo habitual (os estoy dejando fotitos en Instagram 😉 ), retomamos el blog con una lectura muy especial. Se trata de una nueva serie de Literatura SM con un concepto muy distinto de princesa. De momento podréis encontrar dos historias: El misterio del huevo dorado y El pantano de las sirenas.

Escrito por Pedro Mañas y con divertidas ilustraciones de Luján Fernández, está recomendado a partir de los 6 años. Si bien, en esta ocasión yo tardaré un poco más en verlo con Bruno. Creo que a esa edad aun están empezando a leer y quizá sea un poco denso para ellos, además partiendo de que se trata de una historia que rompe con los estereotipos y que desatará alguna que otra carcajada en los más peques, he encontrado un par de detalles en los que quizá no puedan apreciar ese tono de humor/ironía que caracteriza la escritura del autor, llevándoles a una interpretación algo errónea. Pero esto os lo cuento más adelante 😉

¿Qué nos cuenta la historia?

El libro está escrito en primera persona, en este caso narrado por Bamba, una pequeña princesa algo rebelde a la que proponen matrimonio con un príncipe desconocido. Es entonces cuando su madre decide enviarla al castillo de Rosko (el príncipe) dónde conocerá a su ídolo Gúgol un guapo y famoso mago (de esos por los que las niñas jovencitas hacen cola durante un mes para el concierto 😉 ) y a las que serán sus compañeras de aventuras: Nuna y Koko.

20161122_101140.jpg

Unas pruebas de princesas decidirían quién se casaría con el apuesto príncipe. Pero el premio no solo era ese, además ganarían ¡un auténtico huevo de dragón! Pero claro, el huevo tenía una madre y la madre Dragón quería recuperarlo, ¡pero había desaparecido!

Es entonces cuando las tres princesas se unen y comienza la verdadera aventura. Deben encontrarlo y devolverlo al Dragón. El resto de la historia estoy segura de que querréis descubrirla así que no os la voy a spoilear 😉 Solo os diré que Gúgol no es quién parece ser, que la relación entre las tres princesas va evolucionando a lo largo del libro hasta convertirse en grandes amigas, incluso en dragón. Sí, sí, ¡se convierten en un dragón!

20161122_102254.jpg

En definitiva se trata de un libro de fantasía muy divertido para los más pequeños, que rompe con la típica historia de princesa salvada por el valiente príncipe, y que ensalza valores tan importante como la amistad.

Sin embargo, como os decía al principio, algunos detalles no han terminado de convencerme. He tenido la suerte de poder comentarlo con la Editorial, e incluso recibir respuesta de la Editora, algo que agradezco enormemente.

Dejando claro por adelantado que por supuesto ni soy crítica literaria, ni mi intención es juzgar la forma de escribir del autor, os concreto a continuación, lo que como madre, no me ha terminado de convencer:

Uno de ellos es el mote que usa para la princesa Nuna, a la que llama “repollo” por su forma de vestir. Respecto a este tema, y con lo que vemos a diario en las noticias, creo que podemos evitar que, aunque sea con tono humorístico, se normalicen estas conductas entre los más pequeños. El otro detalle aparece en el tercer capítulo, cuando la mamá de Bamba la envía sin que ella quiera a conocer al príncipe, dejando claro que no tendría en cuenta la opinión del padre (están divorciados y vive en otro castillo), os lo cito de todas formas:

– ¡No es justo! -lloriqueé-. Papá no me obligaría a ir. Cuando vivían juntos, papá y mamá discutían bastante. Por eso ahora viven separados. Yo paso medio año en el castillo de mamá y medio en el de papá. Es una lata.

– Muy bien -suspiró mamá- Iremos a ver a papá y le preguntaremos. ¡Sube a vestirte!

 […]

– ¡Bamba, la carroza espera en el patio!

Pero aquel día solo iba a conocer al tonto de Rosko.

– Tú primero -dijo mamá abriendo la puerta. Salté impaciente dentro del carro.

– ¿Qué crees que dirá papá cuando…?

¡Bum! La puerta acababa de cerrarse de golpe. ¡Conmigo dentro!

– Mamá, ¡¿qué haces?!

– Es por tu bien, hija -murmuró con cara de pena.

[…]

Salvando estos detalles por los que recomendaría el libro para una edad más avanzada, en la que puedan entender bien el humor/ironía, me parece una historia muy divertida y original que os hará pasar un buen rato antes de dormir.

Os dejo también un pequeño resumen de la Editorial para que le echéis un ojo 🙂

Y vosotros, ¿ya conocéis a estas princesas tan diferentes?

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s