Hablando con Nestlé

La alimentación de los más peques es sin duda, una fuente de inseguridad y estrés para los papás. Si todo va bien y nos sale tragón/a será pan comido, pero lo normal es que con la introducción de la alimentación complementaria nos surjan muchas dudas: ¿cómo debemos hacerla? ¿Y si no le gustan las verduras? ¿Estará bien alimentado?

Hoy Nadia Solana, nutricionista de Nestlé ¡nos responde a estas y otras preguntas!

foto nadia

Nadia es diplomada en Nutrición humana y dietética y licenciada en Tecnología de Alimentos. Trabaja en Medical Affairs en Nutrición infantil y sus funciones principales son: desarrollo web para profesionales de la salud, asesoramiento Marketing y formación al equipo de ventas.

Cuando comenzamos la alimentación complementaria suelen surgir problemas como que no le guste un sabor, una textura o que solo quiera purés, ¿Qué nos aconsejas a las madres para no establecer una mala relación con la comida?

Es importante no forzar al niño e ir probando cambios en texturas, variando las cantidades de las verduras. Por ejemplo, podemos empezar por poner más de la que le gusta e ir incrementando poco a poco la nueva verdura o fruta a incorporar.


Hay casos en los que se niegan a comer cierto tipo de alimento, generalmente las verduras y frutas ¿qué debemos hacer los padres para conseguir incluirlo en su dieta?

Ciertos alimentos como vegetales y frutas por su acidez y amargor no siempre gustan y se recomienda probar hasta 8 veces en distintos momentos/ modos de preparación para que el niño pueda adaptarse y aceptar nuevos sabores y texturas.

Hay días (incluso semanas) en las que mi hijo no tiene el mismo apetito que siempre ¿es normal o debo preocuparme?

No hay porqué preocuparse. El ritmo de crecimiento del niño es variable y también su apetito. Además ten en cuenta que dependerá de la actividad que haya tenido durante el día o su estado de salud para tener más o menos hambre.

¿Qué es lo que no debe faltar diariamente en la alimentación de los más peques?

Durante el primer año de vida, cuando se inicie la alimentación complementaria, es muy importante que el bebé tome como mínimo ½ litro de leche materna, y si ésa no es posible, 2 vasos o ½ litro de la fórmula infantil que prescriba el profesional de la salud.

¿Qué alimentos debemos limitar semanalmente?

Durante el primer año de vida no se recomienda utilizar espinacas, nabos, remolacha, legumbres, huevo entero ni pescado azul, que se introducirán más adelante.

A la hora de planificar el menú del día, ¿qué debemos tener en cuenta?

Intentar conseguir que el niño obtenga el aporte energético suficiente para que afronte el día con las mejores garantías. Es muy recomendado hacer 5 comidas al día para asegurar que no pasan muchas horas sin comer.

Las conservas, y alimentos congelados, ¿son recomendables o debemos intentar no dárselos?

Debemos priorizar los alimentos frescos ya que los productos en conservas muchas veces incorporan vinagre, sal y azúcar para su conservación. En cuanto a los congelados podemos elegir aquellos frescos o aquellos que han sido pre-cocidos sin ser fritos para evitar que no se haya añadido mucho aceite o grasas en su preparación.

¿Cuántas comidas debe hacer un niño en el día?

Se recomiendan 5-6 comidas al día pero no es tanto un tema de cantidad de comidas sino de asegurar el aporte energético y de nutrientes durante el día e intentar que no se llegue con mucha hambre a la siguiente comida.

La pediatra me hace hincapié en que mi hijo debe saber comer solo antes de los 2 años, ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

Generalmente se afirma que entre los 12 y 18 meses el niño ya puede comer prácticamente los mismos alimentos que sus padres. No hay que olvidar que la leche debe constituir una parte importante de su dieta. Pero sin olvidar que cada niño tiene su ritmo de aprendizaje, se considera que a los dos años ya es prácticamente autónomo a la hora de comer.

“Si no come purés dejará de tomar la cantidad de fruta o verdura necesaria” “A los niños hay que obligarlos a comer” ¿Algún mito a desmentir?

Debemos ir probando con distintos alimentos y cantidades para las preparaciones de purés y empezar con texturas mucho más líquidas para posteriormente ir incorporando grumos. No debemos obligar a comer ya que la incorporación de alimentos no es siempre fácil y con paciencia podemos intentarlo en distintos momentos ¡el truco está en no rendirse a la primera!

¡Mil gracias a Nadia y a Nestlé!

Y vosotros, ¿tuvisteis dudas a la hora de introducir nuevos alimentos en la dieta de los más peques?


También puede interesarte:

Ornela Mateu 2
Hablando con Ornela Mateu

4 thoughts on “Hablando con Nestlé

  1. Es cierto! A nosotros también nos dijo la pediatra que lo pusieramos en el puré un poco antes del años por ese mismo motivo… aunque no recuerdo si era solo la clara o la yema…🤔🤔
    Un besote y mil gracias por pasarte!!😙😙

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s