El chupe en casa II

Hace poco os contaba nuestra intención de quitar el chupe a Bru. Pronto tendremos que empezar con los pañales y no queríamos que se juntase todo. Y me he dado cuenta ¡que se me había olvidado contaros sus progresos!

Si recordáis (si no lo tenéis aquí), empezábamos con un poco de miedo. Bru estaba muy muy enganchado al chupe y aunque a veces conseguíamos quitárselo siempre encontraba otro escondido en algún rincón. Pero para nuestro asombro, hemos conseguido desengancharle sin que haya sido muy dramático. Lo primero fue peinar la casa en busca de los chupes secretos, ¡y amiga mía! ¡no sabes cuántos descubrimos! Una vez el ambiente estaba “limpio” comenzamos a trabajar con el libro que os comentaba en el primer post “¡Adiós chupete!” que os recomiendo 100%. Entendió perfectamente desde el primer día lo que decía la historia, e incluso cogía su chupe y lo ponía junto al libro señalándonos que era para el bebé. Además la tabla de recompensas le ha encantado. Cada día que cumplía con todas los ítems (no llorar, quedarse contento en la escuela, no ponerse el chupete, dormir bien…) ponía la estrellita adhesiva loco de contento. Y así poco a poco, parece que se concienció de lo que íbamos a hacer.

El siguiente paso fue no mandar chupe a la guardería, y me han dicho que lo lleva genial. Al principio lo pedía para la siesta, pero le daban algún peluche y se calmaba. Ahora solo lo pide para dormir por la noche, que de momento no hemos podido quitárselo. Eso sí, en cuanto se queda dormido se lo quitamos de la boca aunque se lo dejamos cerca por si se despierta (que siempre lo hace).

Así que en definitiva, no ha sido tan difícil como pensábamos. No han hecho falta trucos, ni mentiras. Cortar tetinas o entregarlo a los nazarenos. Progresivamente se ha ido olvidando y espero que un par de semanitas podamos quitárselo totalmente.

Como principal beneficio hemos notado que ha empezado a hablar mucho más. Ahora se lleva todo el día parloteando, repitiendo palabras y canciones y haciendo diferentes ruidos. Además, no se si porque ha mejorado el tiempo o porque se mete menos gérmenes en la boca, ¡ha dejado de tener moquitos!

¡Ahora sólo espero que la retirada del pañal sea igual de fácil!

¡Feliz fin de semana largo! 😉

 


2 thoughts on “El chupe en casa II

  1. ¡Que campeón! Yo con mi hija mayor fui un pelín drástica. Estaba muy enviciada con el chupe y ya tenía 3 años cumplidos. Una tarde en el jardín me di cuenta que le tenía pánico a las hormigas. Así que cuando se durmió le saqué de su boquita el chupe y lo mojé en miel, después me tiré de rodillas en el suelo de la terraza con el chupete asido por la cabeza de Goofy pegando todas las hormigas que encontraba entre las macetas y lo dejé en su mesita de noche. Cuando se despertó y vio aquella fiesta de hormigas al lado de su cabeza gritó un mamaaaaa sálvame de esta, han empezado por mi chupe pero yo se que vienen a por mi. -¡qué horror!, ¿qué hago??, ¿lo tiro, nena? – ¡Si! -¿Por la ventana? – ¡Siii! – ¿Estás segura?, te quedas sin chupe, ¿lo lavamos?? – ¡Noo!!
    Abrí la ventana y “con todo el miedo que me daban las hormigas”, lo cogí y lo lancé desde un sexto piso. Pude ver lo aliviada que se sintió de que las hormigas hubieran desaparecido de su habitación. Goofy y su enorme bola de caucho fue un daño colateral que asumió del tirón.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s