¿Niños en la cocina? ¡SI!

¡Buenos días a todas las supermamis!

Lo primero que me gustaría hacer hoy es daros las gracias por todo el cariño y los mensajes tan bonitos que me hicisteis llegar sobre el post de ayer. Algunas me han hecho saber que las “opinadoras” lo hacen a todas las edades, y que a veces mujeres que no quieren ser madres sienten mucha presión ante preguntas como: ¿cuándo os vais a animar?, ¡ya va tocando!¿no?  Desde aquí todo mi apoyo, es una decisión muy personal, y oye, que si en algún momento hay que responder un poco mas grosera de lo habitual… ¡ellas/os se lo han buscado! 😉

Y ahora sí, vamos con el viernes. Y empiezo con una pregunta ¿dejáis a vuestros hijos colaborar en la cocina? Realmente no hay una respuesta correcta, y toda la razón tenéis aquellas que opináis que es muy peligroso. Pero siempre podemos sacar un hueco para prestar toda la atención a nuestros peques mientras se inician en la cocina, ¿no?

Soy de la opinión de que es bueno que manipulen alimentos. En la cocina y en la mesa. Mi experiencia (que puede ser que sea una loca) ha sido dejar que Bru coma lo que quiera y como quiera. Recuerdo que con 5 meses me vio comiendo una mandarina y no dudó en arrebatarme un gajo. De repente pensé en las palabras de la pediatra “lactancia exclusiva” y acto seguido me relajé, ¡buah! tampoco va a pasar nada porque chupe una mandarina ¿no? Y no, no pasó. Aquí está la prueba del delito:

20140325_100636 (2)

Con esto sólo quiero decir, que tenemos que seguir las indicaciones del pediatra, pero bueno, también podemos ir escuchando las necesidades del niño e ir cediendo.

Su relación con la comida es extremadamente buena, le encanta probar nuevos sabores y diferentes texturas. Hay cosas que le gustan y otras que no, como a todos. No le obligo, ni en qué comer ni la cantidad que debe tomar, ¡y abuelas tranquilas! ¡que está bien sanote!

Así, que el siguiente paso era entrar en la cocina. Ya empieza a mostrar interés por lo alimentos sin cocinar: las verduras, los huevos, el pescado. Y nosotros, hemos empezado a reservar un ratito antes de la cena o de la comida en fines de semana para que él experimente y nos ayude a preparar algunos platos sencillitos. Es increíble cómo vuela su imaginación, y ver cómo todo lo aprende jugando: ¿un calabacín? ¡Yo veo una torre! 🙂

Además, si le dejas ayudar hasta el final (obviamente, en casa todavía está prohibida la parte de la vitro) ver lo orgulloso que se siente ¡es genial!

Sin duda, os recomiendo que lo probéis. Las risas están aseguradas y que coman bien, ¡también!

Ya me contareis si este finde os habéis animado… 😉

Un besote y ¡feliz viernes!


3 thoughts on “¿Niños en la cocina? ¡SI!

  1. Hace varios meses que le hice una torre de aprendizaje, para que llegase a la encinera y no tuviera peligro de caerse. Ahora la merienda la quiere casi todos los días en la cocina subido a su torre 🙂 , y su estamos preparando algo en la cocina muchas veces la coloca para ayudarnos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s